Hablemos del inconsciente, aún...
CITA CON EL INCONSCIENTE

Un lenguaje singular

Eduardo Suarez
Chad Hagen

El lenguaje sin duda, está hecho de lalengua. Es una elucubración de saber sobre lalengua. Pero el inconsciente es un saber, una habilidad, un savoir faire con lalengua.
(Jacques Lacan, Seminario XX)

La célebre fórmula lacaniana “el inconsciente está estructurado como un lenguaje” fue, entre otros fundamentos, el mejor modo de situar la lectura del inconsciente por parte de Freud. Ella revelaba la estructura que provenía del abordaje de la palabra por el sesgo del sentido y, nos hacía ver la profunda relación del producto del desciframiento freudiano, con la frase. El inconsciente, a su manera, hablaba como todo el mundo.

“El inconsciente, aún”, tal se demuestra en la presente cita, es un sintagma que nos invita a retomar el descubrimiento freudiano, y nos conduce a su vertiente menos explorada. En efecto, nos coloca de una manera directa en la pregunta de Lacan que constituye el punto de partida para esta nueva perspectiva, a saber: ¿qué podría ser el inconsciente, no ya al nivel del lenguaje sino en su relación con lalengua?

Lalengua, en tanto afecta al parlêtre en un nivel más elemental, más primario lógicamente que el del lenguaje, se trata de una afección que va más allá de los efectos que han tenido los dichos del Otro y, por supuesto, de los sentidos que el sujeto les ha atribuido.

En un análisis llevado a su término se verifica el efecto real de lalengua sobre el cuerpo, pero se trata de un real que no se articula como saber si no a condición de enlazarse al inconsciente; que allí reencontramos, ahora definido como un saber hacer con esa materia compuesta de lengua y de goce, a ser trabajada y transformada en lenguaje. Un lenguaje de una articulación radicalmente singular, que no dice nada, salvo, para aquellos que deciden permanecer incautos, aún.