Hablemos del inconsciente, aún...
PASE

El equivoco inaugural

Fernando Vitale
Ian Cumming

Como ya he mencionado en alguno de mis testimonios, para mi eso que llamamos la entrada en análisis; es decir el momento en que se produce el embrague del síntoma con el inconsciente transferencial constituyó para mi, un verdadero acontecimiento de cuerpo. Recuerdo aun hoy la alegría que me embargaba ese día mientras bajaba las escaleras del consultorio de quien fue mi analista. Esa experiencia no dejó nunca de resultarme enigmática. Evidentemente no tenia que ver con el hecho formal de haber pasado al diván y haber sido confirmado como analizante. Eso ya me había ocurrido en dos oportunidades y sin embargo no solo no había experimentado ese enigmático afecto sino que tampoco se había hecho carne en mi la creencia en el inconsciente. Había algo más y es que en esa ocasión había sido alcanzado por un equivoco que me dividió. Eso no me había ocurrido antes. Pero ¿sabemos realmente que es eso que llamamos la división subjetiva? Si, por supuesto, cuando un significante nos representa como sujetos para otro significante. Evidentemente, pero ¿agota eso toda la cuestión? No del todo. Esa división fue también la experiencia de una división en el campo del goce. Fue eso lo que realmente sostuvo la creencia en el espacio que se fundó a partir de allí. Pero eso no pude saberlo hasta el final cuando cayó la ficción del S.s.S. y me separé del objeto que perseguí durante 27 años. Como planteó J.A. Miller hace ya muchos años, desde esta perspectiva la entrada en análisis puede ser considerada como un cuasi-pase.